Día 3-Viviendo por el Espíritu Santo

 

El Apóstol Pablo- “Y nosotros hemos recibido el Espíritu de Dios (no el espíritu del mundo), de manera que podemos conocer las cosas maravillosas que Dios nos ha regalado.” (1 Corintios 2:12)

Aprendemos de la Biblia que algunas personas viven vidas sobrenaturales. Hay diferentes características en aquellos quienes viven una vida sobrenatural, una de ellas es vivir guiados por el Espíritu Santo. Una persona espiritual ha recibido el Espíritu de Dios en su vida. Ha nacido de nuevo por el Espíritu Santo. No son simples personas naturales quienes han mejorado de alguna manera. No pueden ser descritos como si fueran gusarapos que se convirtieron en sapos. Si no que, las personas espirituales son como los sapos que han sido transformados en príncipes por el poder del Espíritu de Dios. 

¿Cuándo viene el Espíritu Santo a nuestras vidas? El Apóstol Pablo escribe, Cada uno de ustedes debe arrepentirse de sus pecados y volver a Dios, y ser bautizado en el nombre de Jesucristo para el perdón de sus pecados. Entonces recibirán el regalo del Espíritu Santo.” (Hechos 2:38) Por lo tanto, el Espíritu Santo viene a nuestras vidas cuando somos salvos, el preciso momento en el que nos arrepentimos de nuestros pecados, ponemos nuestra fe y esperanza en Jesús y damos el control de nuestras vidas al Señor. 

Un niño una vez fue a ser examinado por un doctor. El doctor reviso su garganta y le pregunto, ¿“Está Batman ahí?” El niño no le respondió. Observo sus oídos y le pregunto, ¿“Está aquí Spiderman?”. Aun así, el niño no le respondió. El doctor luego tomo su estetoscopio y lo puso en el pecho para escuchar su corazón y le preguntó, ¿“Está Superman ahí?” El niño finalmente habló y dijo, “No, Señor. Superman está en mi ropa interior. Jesús está en mi corazón.” Los cristianos usualmente decimos que Jesús está en nuestros corazones, pero es el Espíritu Santo quien vive en nuestras vidas. Jesús ha ascendido al cielo. Él está a la derecha de nuestro Padre Celestial, donde está constantemente intercediendo por nosotros. (Hebreos 7:25), pero Él ha dejado con nosotros a alguien parecido a Él, el Espíritu Santo, para que esté presente en nuestras vidas, para que viva dentro de nosotros y con nosotros, para que nos ayude a vivir las vidas victoriosas que todos deberíamos querer vivir y que el Señor nos llamó a vivir. 

El Espíritu Santo viene a nuestras vidas en el momento de la salvación.  Al momento de ser salvos los cristianos también son: (1) nacidos por el Espíritu en la familia de Dios (Juan 3:5), (2) bautizados por el Espíritu en el cuerpo de Cristo (1 Corintios 12:13), (3) garantizados por el Espíritu para los propósitos de Dios (2 Corintios 5:5, Efesios 1:13, 4:30) y (4) sellados por el Espíritu Santo para la gloria de Dios (Efesios 1:14). Los cristianos no son sólo personajes buenos- son nuevas creaturas quienes han sido transformadas por el Espíritu de Dios. 

Actividad de seguimiento- En tu diario o en un papel, escribe cuatro maneras en las que el Espíritu de Dios trabaja de manera sobre natural en la vida de los cristianos (basado en el último párrafo de arriba). Lee durante el día para recordarte a ti mismo lo que significa para ti vivir a través del Espíritu Santo. Si estas guiando a tu familia en este devocional, pídeles que completen el mismo ejercicio. 

Oración para hoy- Señor, ayúdame a vivir sobrenaturalmente a través del poder de tu Espíritu Santo. En el nombre de Jesús, Amen.

Scroll to Top