Día 49 – Sean llenos del Espíritu Santo

 

Jesús - “Pero recibirán poder cuando el Espíritu Santo descienda sobre ustedes; y serán mis testigos, y le hablarán a la gente acerca de mí en todas partes: en Jerusalén, por toda Judea, en Samaria y hasta los lugares más lejanos de la tierra.” (Hechos 1:8)

Un joven le dijo al pastor, “Acepté a Jesús como mi Salvador hace unos años, pero nunca me he podido sentir emocionado de mi relación con El. No me podía mantener interesado en la Biblia y mi mente divaga cada vez que intentaba leerla. Nunca supe lo que era adorar al Señor plenamente, y mi vida de oración era errática. Raras veces compartía mi fe porque tenía miedo de que me rechazaran. Debido a que estaba viviendo con mi propia fuerza, casi nunca obtenía la victoria sobre mis miedos, preocupaciones, inseguridades y tentaciones. Pero desde que fui lleno del Espíritu hace unos meses, mi vida ha cambiado por completo. Ahora tengo un gran amor por las cosas de Dios. Tengo una sed insaciable de la Biblia, la oración y la adoración, y ahora amo tener comunión con otros cristianos y dar testimonio a aquellos que no son creyentes. Ahora también tengo victoria sobre las luchas y ataduras de mi vida. ¡Qué gran cambio ha ocurrido en mi vida desde que fui lleno del Espíritu Santo!” Si queremos este tipo de transformación en nuestras vidas, debemos estar dispuestos a hacer lo que este joven hizo." 

Jesús dijo, “Recibirán poder cuando el Espíritu Santo descienda sobre ustedes…” (Hechos 1:8) Cuando somos llenos del Espíritu, tenemos el poder para discernir la Palabra de Dios y sus caminos. (Juan 14:26), descubrir la voluntad de Dios (Hechos 16:6-9), hacer la obra de Dios (Hechos 6:3) ser testigos activos del Señor (Hechos 1:8, 4:31), vencer las tentaciones (1 Corintios 10:12-13), desarrollarnos para ser mejores esposos, padres, empleados o empleadores (Efesios 5:18-6:4), y desplegar nuestros dones espirituales en el ministerio (1 Corintios 12:1-11). Cuando leemos, “Ser llenos del Espíritu” en griego, es un mandato del Señor. No es una sugerencia o un pedido del Señor hacia los cristianos, es una orden. Esto nos ayuda a darnos cuenta que un cristiano que no está lleno del espíritu está viviendo en rebelión. Si no estamos viviendo diariamente en el poder del Espíritu Santo, no es debido a la debilidad en nuestras vidas, sino a la maldad que habita en nosotros.

En el Nuevo Testamento se esperaba que todos los cristianos sean llenos del Espíritu y vivan diariamente en el poder del Espíritu de Dios. (Hechos 2:4, 4:31, 13:52) El Señor quiere que seamos llenos de su espíritu también. Podemos experimentar la llenura de su Espíritu si oramos y pedimos por ello (Lucas 5:5-13), obedecemos al Señor en cada área de nuestras vidas (Hechos 5:32), queremos todo lo que Señor tiene para nosotros (Mateo 5:6), expulsamos cada pecado conocido de nuestras vidas (1 Juan 1:9) y recibimos todo lo que Dios tiene para nosotros (Hechos 8:17). 

Actividad de seguimiento- Hoy, durante tu tiempo de oración, pídele al Señor que te llene con Su Espíritu Santo. Comprométete a obedecerlo completamente. Confiésale que deseas todo lo que Él tiene para ti y estás dispuesto a arrepentirte de todos tus pecados. Finalmente, recibe de manera voluntaria todo lo que Dios tiene para ti. Si estás guiando a tu familia en esta devoción, hablen sobre lo que significa ser lleno del Espíritu Santo y luego guía a cada persona a través de los pasos de oración mencionados anteriormente.

Oración para hoy- Señor, ¿me llenarías de tu Santo Espíritu? Ayúdame a obedecerte en cada área de mi vida. Sinceramente quiero todo lo que tienes para mí, por favor ayúdame a expulsar cada pecado de mi vida. Recibo con agradecimiento todo lo que quieres hacer en mi vida. En el nombre de Jesús, Amén.

Scroll to Top