Domingo de Ramos – La Retrospectiva es 20/20

2 de Abril, 2023
Domingo de Ramos - La Retrospectiva es 20/20

“Después de contar esa historia, Jesús siguió rumbo a Jerusalén, caminando delante de sus discípulos. Al llegar a las ciudades de Betfagé y Betania, en el monte de los Olivos, mandó a dos discípulos que se adelantaran. «Vayan a la aldea que está allí—les dijo—. Al entrar, verán un burrito atado, que nadie ha montado jamás. Desátenlo y tráiganlo aquí. Si alguien les pregunta: “¿Por qué desatan al burrito?”, simplemente digan: “El Señor lo necesita”. Así que ellos fueron y encontraron el burrito tal como lo había dicho Jesús. Y, efectivamente, mientras lo desataban, los dueños les preguntaron: —¿Por qué desatan ese burrito? Y los discípulos simplemente contestaron: —El Señor lo necesita. Entonces le llevaron el burrito a Jesús y pusieron sus prendas encima para que él lo montara. A medida que Jesús avanzaba, la multitud tendía sus prendas sobre el camino delante de él. Cuando llegó a donde comienza la bajada del monte de los Olivos, todos sus seguidores empezaron a gritar y a cantar mientras alababan a Dios por todos los milagros maravillosos que habían visto. «¡Bendiciones al Rey que viene en el nombre del Señor! ¡Paz en el cielo y gloria en el cielo más alto!»[. Algunos de los fariseos que estaban entre la multitud decían: —¡Maestro, reprende a tus seguidores por decir cosas como esas! Jesús les respondió: —Si ellos se callaran, las piedras a lo largo del camino se pondrían a aclamar’” (Lucas 19:28-40)

PENSAMIENTO DEVOCIONAL

La gente dice que la retrospectiva siempre es 20/20. A veces, cuando estamos en ciertas situaciones, tendemos a hacer que las cosas parezcan algo que no son. En esos casos, a veces desarrollamos una comprensión falsa de lo que está sucediendo. Después, a menudo nos pateamos pensando: “Si hubiera sabido entonces lo que sé ahora, ciertamente habría hecho las cosas de manera diferente. Por lo menos, habría tenido una perspectiva diferente”. La entrada triunfal de Jesús en Jerusalén debe haber sido uno de esos momentos para sus discípulos. Había sido un día increíble para todos ellos. Qué increíble ver a todas esas personas dando la bienvenida a Jesús a Jerusalén. Había sido asombroso, pero por razones diferentes a las que los discípulos se habían dado cuenta. Ellos creían que el Mesías había venido a restablecer el poder de Israel en el mundo, pero el Señor tenía en mente algo completamente diferente.

Los discípulos no eran los únicos que tenían conceptos erróneos acerca de Jesús como Mesías. Había muchos judíos de la época que esperaban que Jesús fuera un rey terrenal. Cuando las multitudes oyeron que entraba en Jerusalén, gritaron: “¡Hosanna! Bendito el que viene en el nombre del Señor.” Hoy, los cristianos usan la palabra “Hosanna” como expresión de alabanza. Sin embargo, en los días de Jesús, los judíos usaban la palabra “Hosanna” cuando pedían ayuda divina. Era como si estuvieran gritando: "¡Por favor, sálvanos ahora!" La gente vio a Jesús como su nuevo Rey, que había venido a traerles la salvación, no de sus propios pecados, sino de la opresión política y social. En su forma de pensar, “si Jesús podía resucitar a los muertos, no había duda de que también podía restaurar el reino de David y restaurar a los israelitas del dominio romano.

Sentado en un burro, Jesús debe haberse parecido a un rey que regresa a su ciudad en tiempos de paz con sus leales súbditos alineados en el camino delante de él, dejando sus abrigos y levantando ramas de palma en el aire. En ese Domingo de Ramos, incluso los fariseos miraban a Jesús con indignación, diciendo: “Mira, el mundo ha ido tras Él”. (Juan 12:19) El mundo ha ido tras Jesús, pero de maneras diferentes a las esperadas. Como dijimos antes, la retrospectiva es 20/20. Al ver a Jesús desde nuestra perspectiva, determinemos en nuestro corazón adorarlo y seguirlo, incluso si otros lo rechazan rápidamente, como pronto lo harían muchos en la multitud.

ACTIVIDAD DE SEGUIMIENTO

Piense en un momento en el que se dio cuenta de que Jesús era diferente de lo que había imaginado y finalmente le entregó su vida. Piensa en un momento en el que comenzaste a ver la voluntad del Señor desplegándose para ti de maneras sorprendentes. Hoy, busque oportunidades para compartir su percepción con un amigo, compañero de trabajo o vecino. Si estás guiando a tu familia a través de esta devoción, habla sobre cómo debe haber sido estar en la multitud de Jerusalén en ese primer Domingo de Ramos, luego discute cuántas personas tenían una perspectiva equivocada sobre el objetivo de Jesús. Luego, oren juntos y den gracias al Señor por la verdadera razón por la que vino a vivir entre nosotros.

ENFOQUE DE ORACIÓN

Señor, hoy te grito "Hosanna". Te adoro hoy y te doy gracias por la salvación que nos ofreces. En el nombre de Jesús oro, Amén.

Scroll to Top