Domingo De Resurrección

9 de Abril, 2023
Domingo De Resurrección

“El domingo por la mañana temprano,[a] cuando amanecía el nuevo día, María Magdalena y la otra María fueron a visitar la tumba. ¡De repente, se produjo un gran terremoto! Pues un ángel del Señor descendió del cielo, corrió la piedra a un lado y se sentó sobre ella. Su rostro brillaba como un relámpago, y su ropa era blanca como la nieve. Los guardias temblaron de miedo cuando lo vieron y cayeron desmayados por completo. Entonces, el ángel les habló a las mujeres: «¡No teman!—dijo—. Sé que buscan a Jesús, el que fue crucificado. ¡No está aquí! Ha resucitado tal como dijo que sucedería. Vengan, vean el lugar donde estaba su cuerpo. Y ahora, vayan rápidamente y cuéntenles a sus discípulos que ha resucitado y que va delante de ustedes a Galilea. Allí lo verán. Recuerden lo que les he dicho». Las mujeres se fueron a toda prisa. Estaban asustadas pero a la vez llenas de gran alegría, y se apresuraron para dar el mensaje del ángel a los discípulos. Mientras iban, Jesús les salió al encuentro y las saludó. Ellas corrieron hasta él, abrazaron sus pies y lo adoraron. Entonces Jesús les dijo: «¡No teman! Digan a mis hermanos que vayan a Galilea, y allí me verán».” (Mateo 28:1-10)

PENSAMIENTO DEVOCIONAL

¿Cómo crees que hubiera sido ver la resurrección de Jesús? ¿Qué pasaría si pudiéramos haber elegido los asientos del teatro directamente frente a la tumba esa primera mañana de Semana Santa? La mayoría de nosotros no hubiéramos estado seguros de que algo iba a suceder. Pero entonces, habríamos visto una luz resplandeciente seguida de un silencio momentáneo antes de un ruido ensordecedor. Entonces, milagro de milagros, Jesús habría salido de la tumba, vivo y bien. Nuestros ojos habrían sido tan grandes como platos. Nuestras mandíbulas se habrían caído. Una abrumadora sensación de asombro y adoración nos habría invadido. Podríamos incluso habernos desmayado de la gloria de todo como lo hicieron los guardias. Una cosa es cierta. Las vistas que vimos y las emociones que sentimos nunca las habríamos olvidado.

Los efectos de la resurrección se sintieron ese primer domingo de Semana Santa y todavía se sienten hoy. Primero, la tierra sintió los efectos de la resurrección. Mateo informa que “hubo un gran terremoto” (Mateo 28:2). La tierra tembló. El suelo tembló. Se meció y se tambaleó. Los olivos del jardín agitaban sus ramas retorcidas. La tierra había temblado de dolor por la crucifixión, pero saltó de alegría por la noticia de la resurrección.

Segundo, el ángel sintió los efectos de la resurrección. Mateo escribe que “un ángel del Señor descendió del cielo y se acercó al sepulcro. Hizo retroceder la piedra y se sentó sobre ella. Su apariencia era como un relámpago, y su túnica era blanca como la nieve”. (Mateo 28:2-3) Como un héroe de acción de Marvel (o DC), relámpagos brotaron del ángel con Su ropa brillando como nieve recién caída. Removió la piedra del sepulcro, no para dejar salir a Jesús, sino para dejar entrar a las mujeres ya los discípulos. El ángel se sentó sobre la roca que había sido removida, indicando el triunfo de la resurrección.

Tercero, los guardias sintieron los efectos de la resurrección. Mateo escribe: “Los guardias estaban tan conmocionados por el temor de él que quedaron como muertos”. (Mateo 28:4) Estaban temblando en sus sandalias mientras estaban asustados al mismo tiempo. Es irónico. Los que velaban por los muertos se convirtieron ellos mismos en muertos.

Cuarto, las mujeres sintieron los efectos de la resurrección. Mateo escribe: “Pasado el día de reposo, al amanecer del primer día de la semana, María Magdalena y la otra María fueron a ver el sepulcro”. (Mateo 28:1) Las damas vinieron a ungir el cuerpo de Jesús con especias aromáticas. Les preocupaba quién podría quitarles la piedra. Sin embargo, al ver la piedra rodada y escuchar la proclamación del ángel sobre la resurrección de Jesús, se llenaron de asombro, asombro y alegría. Fueron inmediatamente a compartir lo que habían visto.

Nosotros también sentimos los efectos de la resurrección hoy. La Semana Santa es un terremoto que sacudió al mundo entero. Llamó la atención de todos. En la crucifixión, el mundo hizo todo lo que pudo por Jesús. En Semana Santa, Dios hizo todo lo que pudo por el mundo. Y la tierra tembló. Eso no es algo que explicamos. Es algo que experimentamos. Nos atraviesa y entendemos que el mundo nunca será el mismo. Cuando se quitó la piedra y la tierra tembló, vislumbramos por primera vez un mundo nuevo. Es un mundo donde la muerte no tiene la última palabra, donde la injusticia se corrige y el sufrimiento de los inocentes es reivindicado por la intrusión de un Dios poderoso.

¿La Semana Santa tiene ese tipo de efecto en ti? Si no, hoy es un gran día para revisar tu pulso espiritual. Tal vez no haya pasado suficiente tiempo contemplando lo que la resurrección realmente significa para usted, su familia y el mundo entero. Tal vez sea hora de que veas y experimentes el poder de la resurrección nuevamente. Tal vez sea hora de que dejes que Dios sacuda tu mundo como un terremoto una vez más. Tal vez sea hora de que dejes que Dios quite la piedra de tu corazón frío y endurecido para que puedas sentir la presencia de Jesús.
Dondequiera que estemos, cuando el Señor está presente, ese lugar está lleno de admiración y adoración. Cuando María Magdalena y la otra María vieron a Jesús, lo adoraron. Hoy, cuando nos encontramos con Jesús vivo, nuestra respuesta también debe ser adorar y celebrar su presencia.

ACTIVIDAD DE SEGUIMIENTO

Hoy, Domingo de Semana Santa, esfuérzate por reunirte con otros para adorar al Señor. Cuando lo haga, esfuércese por sentir Su presencia en la adoración corporativa, experimente la gratitud que acompaña a la comprensión de todo lo que Él ha hecho por nosotros, y luego vaya y comparta Su amor con aquellos que encuentre.

ENFOQUE DE ORACIÓN

Señor, te adoro hoy. Te honro por vencer la muerte, el infierno y la tumba cuando resucitaste de entre los muertos. Gracias por la Semana Santa. En el nombre de Jesús oro, Amén.

Scroll to Top