El Jardín del Edén

6 de Abril, 2023
El Jardín del Edén

“Entonces Jesús fue con ellos al huerto de olivos llamado Getsemaní y dijo: «Siéntense aquí mientras voy allí para orar». 37 Se llevó a Pedro y a los hijos de Zebedeo, Santiago y Juan, y comenzó a afligirse y angustiarse. 38 Les dijo: «Mi alma está destrozada de tanta tristeza, hasta el punto de la muerte. Quédense aquí y velen conmigo». Él se adelantó un poco más y se inclinó rostro en tierra mientras oraba: «¡Padre mío! Si es posible, que pase de mí esta copa de sufrimiento. Sin embargo, quiero que se haga tu voluntad, no la mía». Luego volvió a los discípulos y los encontró dormidos. Le dijo a Pedro: «¿No pudieron velar conmigo ni siquiera una hora? Velen y oren para que no cedan ante la tentación, porque el espíritu está dispuesto, pero el cuerpo es débil». Entonces Jesús los dejó por segunda vez y oró: «¡Padre mío! Si no es posible que pase esta copa a menos que yo la beba, entonces hágase tu voluntad». Cuando regresó de nuevo adonde estaban ellos, los encontró dormidos porque no podían mantener los ojos abiertos. Así que se fue a orar por tercera vez y repitió lo mismo. Luego se acercó a sus discípulos y les dijo: «¡Adelante, duerman y descansen! Pero miren, ha llegado la hora y el Hijo del Hombre es traicionado y entregado en manos de pecadores. Levántense, vamos. ¡Miren, el que me traiciona ya está aquí!’” (Mateo 26:36-46)

PENSAMIENTO DEVOCIONAL

El Huerto de Getsemaní de Getsemaní en el Monte de los Olivos era uno de los lugares favoritos de Jesús para orar. En la escritura paralela en Lucas, está escrito que “Jesús salió de la habitación de arriba y fue como de costumbre al Monte de los Olivos”. (Lucas 22:39) Sin embargo, los cristianos recuerdan mejor este sitio como el lugar donde Jesús suplicó a Dios el Padre. Esta historia es extremadamente significativa para los seguidores de Jesús, una de las razones es porque muestra la humanidad de nuestro Señor. De la descripción de Jesús, podemos ver que experimentó temor, ansiedad y pavor mientras oraba. En otras palabras, Jesús reaccionó a la cercanía de Su tortura y muerte con sentimientos que todos podemos entender.

Nuestro enemigo, el Diablo, se burla de nosotros diciéndonos que no podemos ser como Jesús porque Él es Dios. Pero podemos entender a través de esta historia que Jesús era Dios envuelto en carne humana, lo que significa que experimentó el mundo como lo hacemos nosotros. Sintió dolor. Estaba familiarizado con el dolor. Incluso conocía la ansiedad. Sin embargo, aun así ganó todas las batallas espirituales que enfrentó. En esta batalla, como en otras, el arma secreta de Jesús fue la oración. Se inclinó sobre Sus rodillas y luchó como un hombre. Se recluyó y oró continuamente hasta que Su voluntad estuvo completa y totalmente rendida a Su Padre Celestial.

Aunque Jesús dejó el jardín como prisionero, al mismo tiempo, también lo dejó como vencedor. Se había rendido y por lo tanto había aceptado la voluntad de Dios para Su vida. Sabía que Su muerte iba a ser dolorosa, pero también sabía que había sido llamado a morir. Jesús sabía que todo, las bendiciones potenciales y las consecuencias terrenales, estaban firmemente en manos del Padre Celestial.

Como cristianos, también enfrentamos pruebas temibles hoy. Dios usa las penalidades y las dificultades que soportamos para conformarnos a la imagen de Jesús. Esto es lo que quiso decir el apóstol Pablo cuando escribió: “Porque Dios conocía a su pueblo de antemano, y los escogió para que fueran como su Hijo, para que su Hijo fuera el primogénito entre muchos hermanos y hermanas”. (Romanos 8:29) Si vamos a ser como el Señor Jesús, debemos aprender de Sus acciones. Ante la dificultad, debemos buscar Su voluntad para nuestras vidas, comprometernos a seguirla, y luego dejar las consecuencias y la gloria en Sus manos sumamente capaces.

ACTIVIDAD DE SEGUIMIENTO

Jesús, en el Huerto de Getsemaní, oró y se sometió a la voluntad de su Padre. Hoy, en tu diario o en una hoja de papel, escribe una oración al Señor, sometiéndote a Su voluntad para tu vida. Si está guiando a su familia a través de esta devoción, hable sobre lo que significa estar totalmente rendido a Jesús. Luego guíe a cada miembro de la familia a escribir su propia oración de rendición al Señor.

ENFOQUE DE ORACIÓN

Señor, gracias por todo lo que has soportado por mí. Gracias por rendirte a la voluntad de Tu Padre en el Huerto de Getsemaní. En el nombre de Jesús oro, Amén.

Scroll to Top