Comience Bien El Nuevo Año

Comience Bien El Nuevo Año

Luego el Espíritu llevó a Jesús al desierto para que allí lo tentara el diablo. Durante cuarenta días y cuarenta noches ayunó y después tuvo mucha hambre. En ese tiempo, el diablo se le acercó y le dijo: —Si eres el Hijo de Dios, di a estas piedras que se conviertan en pan. Jesús le dijo: —¡No! Las Escrituras dicen: “La gente no vive solo de pan, sino de cada palabra que sale de la boca de Dios”. Después el diablo lo llevó a la santa ciudad, Jerusalén, al punto más alto del templo, y dijo: —Si eres el Hijo de Dios, ¡tírate! Pues las Escrituras dicen: “Él ordenará a sus ángeles que te protejan. Y te sostendrán con sus manos para que ni siquiera te lastimes el pie con una piedra”. Jesús le respondió: —Las Escrituras también dicen: “No pondrás a prueba al Señor tu Dios”. Luego el diablo lo llevó a la cima de una montaña muy alta y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria que hay en ellos. —Te daré todo esto—dijo—si te arrodillas y me adoras. —Vete de aquí, Satanás—le dijo Jesús—, porque las Escrituras dicen: “Adora al Señor tu Dios y sírvele únicamente a él”. Entonces el diablo se fue, y llegaron ángeles a cuidar a Jesús. (Mateo 4:1-11)

PENSAMIENTO DEVOCIONAL

Siempre es aconsejable prepararse para algo antes de comenzar. En la Escritura de hoy, encontramos a Jesús preparándose para su ministerio terrenal. Después de crecer y vivir en Nazaret, demostró su voluntad de aceptar la misión terrenal del Padre Celestial para su vida cuando fue bautizado por Juan el Bautista en el río Jordán (Lucas 3:20-21). En Su bautismo, la aceptación de Jesús de Su misión fue apoyada por el Espíritu Santo apareciendo en forma de paloma, y por Dios Padre que dijo desde el Cielo: “Tú eres mi Hijo amado y me das gran alegría”.

Ahora, mientras Jesús se preparaba para llevar a cabo Su misión en la tierra, comenzó con 40 días de oración y ayuno (en Celebration estamos comenzando el 2023 con 14 días de oración y ayuno). La oración y el ayuno fueron importantes para Jesús y otros seguidores de Dios en Su época, y han sido importantes para los cristianos a lo largo de los siglos. Una razón es porque la oración y el ayuno ayudan a las personas a enfocarse en Dios para que puedan descubrir más acerca de Su voluntad para sus vidas. Estas dos disciplinas también ayudan a los cristianos a ser más fuertes espiritualmente y más empoderados por el Espíritu de Dios para que puedan vencer las tentaciones y pruebas que el Diablo y las personas diabólicas les traen a sus vidas. Orar y ayunar intensifica nuestras oraciones por nosotros mismos y por los demás y nos ayuda a ver los resultados de nuestras peticiones.

Aquí hay diferentes tipos de esfuerzos de “ayuno” donde los cristianos pueden participar:

Ayunos Completos: abstenerse de todos los alimentos durante un período de tiempo.

Ayunos Parciales: abstenerse de todos o ciertos alimentos en un horario variado.

Algunos ejemplos incluyen:

Elegir abstenerse de comer dos comidas al día (es decir, desayuno y almuerzo)

Ayunos Alternativos: abstenerse de actividades, pasatiempos o placeres por un período de tiempo. Algunos ejemplos incluyen:

  • Elegir abstenerse de las redes sociales, los videojuegos o la televisión.
  • Elegir abstenerse de entretenimiento, deportes o recreación
  • Elegir abstenerse de malos pensamientos, chismes y palabras críticas.

Orar durante su tiempo de ayuno es aún más importante que lo que está ayunando. Si las personas ayunan y no oran, simplemente están a dieta. Uno de los propósitos del ayuno es renunciar a algo por un período de tiempo para que tengamos más tiempo para Dios a través de la adoración, la oración y la lectura de la Biblia. La oración nos conecta con la persona y el poder de Dios, para que nosotros, los demás y el mundo que nos rodea podamos experimentar su poder sanador, liberador y transformador.

ACTIVIDAD DE SEGUIMIENTO

Determine en qué tipo de ayuno va a participar durante los 14 días de oración y ayuno y luego decida cuánto tiempo pasará cada día en oración. (Si está guiando a su familia a través del énfasis, guíalos a través de esta actividad, ayudando a cada participante a decidir cómo ayunarán y cuánto tiempo pasarán en oración).

ENFOQUE DE ORACION

Señor, te pido que me ayudes a orar y ayunar fielmente durante este énfasis en la oración y el ayuno. Mientras lo hago, oro para acercarme a Ti, escuchar de Ti y verte respondiendo a mis oraciones de manera poderosa. En el nombre de Jesús, Amén.

Scroll to Top