Da Generosamente

El Apóstol Pablo - “Diles que usen su dinero para hacer el bien. Deberían ser ricos en buenas acciones, generosos con los que pasan necesidad y estar siempre dispuestos a compartir con otros.” (1 Timoteo 6:18)

Para vivir la “buena vida” debemos estar dispuestos a utilizar los recursos que Dios nos ha dado para ayudar y bendecir a otros. Estamos “haciendo el bien” con el dinero cuando le damos el diezmo al Señor a través de nuestra iglesia. Un diezmo es el primer 10% de nuestros ingresos y se debe dar a través de nuestra iglesia para que la iglesia pueda: 1) proveer para las necesidades de las personas que sufren; 2) llevar la noticia de la salvación de Jesús a la gente; 3) discipular a niños, jóvenes y adultos; y 4) apoyar misiones y ministerios localmente y alrededor del mundo.

El diezmo demuestra muchas cosas en nuestras vidas. Primero, el diezmo demuestra gratitud en nuestras vidas. Cuando diezmamos, estamos diciendo: “Dios, recuerdo que todo lo que tengo viene de ti, y si no fuera por ti, no tendría nada en mi vida. Entonces, como resultado de mi gratitud hacia Ti por lo que eres para mí y lo que has hecho en mi vida, te doy este diezmo de mis ingresos”. En segundo lugar, el diezmo demuestra la priorización en nuestras vidas. Moisés declaró que “El propósito del diezmo es enseñarles a poner siempre a Dios en primer lugar en sus vidas”. (Deuteronomio 14:23, LB) Cuando miras el estado de cuenta bancario o de la tarjeta de crédito y el calendario de alguien, es fácil ver qué es lo que prioriza en la vida. Tercero, el diezmo demuestra fe en la vida de una persona. Para muchas personas es difícil diezmar, al menos inicialmente. Se necesita fe para diezmar. Cuando diezmamos, decimos: “Dios, creo en todas las promesas de la Biblia que dicen que si te pongo primero, me bendecirás y cuidarás de mis necesidades”. Leemos en Hebreos que “Es imposible agradar a Dios sin fe. Cualquiera que quiera venir a Él debe creer que Dios existe y que Él recompensa a quienes lo buscan sinceramente”. (Hebreos 11:6) Cuarto, el diezmo demuestra obediencia en nuestras vidas. Diezmamos fielmente al Señor porque Él nos dice que lo hagamos. La vida es mucho mejor para nosotros y para los demás cuando obedecemos al Señor. Finalmente, el diezmo demuestra compasión en nuestras vidas. Aprendemos en Malaquías 3 que cuando proporcionamos alimentos para la casa del Señor, se distribuye a los que sufren y necesitan a nuestro alrededor y en todo el mundo.

El Señor ha prometido bendecirnos emocional, relacional, espiritual y económicamente cuando seamos fieles en diezmar a Él ya Su obra. En el libro de Malaquías, el Señor dice: “Traed todos los diezmos al alfolí para que haya suficiente alimento en Mi templo. Si lo haces… Te abriré las ventanas de los cielos. ¡Derramaré una bendición tan grande que no tendrás suficiente espacio para recibirla! ¡Intentalo! ¡Déjame demostrártelo!" (Malaquías 3:8-10)

ACTIVIDAD DE SEGUIMIENTO

Tómate unos minutos para abrir el registro de tu chequera o el extracto de tu tarjeta de crédito. ¿Los depósitos y débitos indican que usted diezma al Señor? ¿Indican siquiera que le das al Señor? Si es así, pase tiempo en oración agradeciendo a Dios por su provisión en su vida. Si no, ¿está listo para probar al Señor y comenzar a diezmar? Ora y pídele a Dios que edifique tu fe para que puedas dar este paso. Si estás guiando a tu familia a través de este tiempo de devoción, ten una conversación sobre el diezmo y la fidelidad del Señor con toda la familia. Luego, ora en familia, pidiéndole al Señor que ayude a su familia a ser fiel en esta área de la mayordomía.

ENFOQUE DE ORACIÓN

Señor, gracias por tu fidelidad hacia mí. Ayúdame a recordar siempre eso mientras te devuelvo. En el nombre de Jesús, Amén.

Scroll to Top