Encontrando Fortaleza En La Simplificación

Enero 22, 2023
Encontrando Fortaleza En La Simplificación

Nehemías - “Entonces Eliasib, el sumo sacerdote, y los demás sacerdotes comenzaron a reconstruir la puerta de las Ovejas. La dedicaron y colocaron las puertas, levantaron la muralla hasta llegar a la torre de los Cien, la cual también dedicaron, y hasta la torre de Hananeel. Trabajaron junto a ellos personas de la ciudad de Jericó, y más allá de ellos estaba Zacur, hijo de Imri. La puerta del Pescado la construyeron los hijos de Senaa. Colocaron las vigas, levantaron las puertas e instalaron sus cerrojos y barras. Meremot, hijo de Urías y nieto de Cos, reparó la siguiente sección de la muralla. A su lado estaban Mesulam, hijo de Berequías y nieto de Mesezabeel, y luego Sadoc, hijo de Baana. Contiguo a ellos estaban los habitantes de Tecoa, aunque sus líderes se negaron a trabajar con los supervisores de la construcción.” (Nehemías 3:1-5)

PENSAMIENTO DEVOCIONAL

Cada Navidad, muchos niños pequeños reciben bloques como regalo. Los bloques ayudan a los niños a aprender las letras del alfabeto y les ayudan a aprender habilidades de equilibrio. Los bloques también son una buena inversión para los padres porque son casi irrompibles. Irónicamente, los juguetes que son más complejos a menudo se rompen. A menudo, cuanto más simple es algo, más fuerte es. Al mismo tiempo, cuanto más complejo es algo, más se rompe.

A menudo se ha dicho que cuanto más simple es algo, más fuerte será. Nehemías ciertamente entendió esta línea de pensamiento. Aunque la reconstrucción de los muros y las puertas de Jerusalén fue una tarea enorme, Nehemías tenía un plan simple para lograrlo. No asignó ninguno de los trabajos por sorteo. No creó una estructura organizacional completamente nueva. No impuso gráficos complejos a nadie. En cambio, hizo su plan lo más simple posible.

Nehemías organizó al pueblo según sus agrupaciones naturales: los sacerdotes, los hombres de Jericó, los hijos de Hassenaah y los hombres de Tecoa (Nehemías 3:1-3, 5, 12). Estos grupos de personas parecían ser la elección natural y lógica porque estaban formados por personas que ya se estaban asociando entre sí. Nehemías continuó esta práctica al incorporar la más natural de las agrupaciones organizativas: la familia. Vemos en Nehemías 4:13 que envió trabajadores por familias para apoyo continuo, aliento y responsabilidad.

La lección que aprendemos del ejemplo de Nehemías es que no hay necesidad de crear una organización adicional si no se necesita. Si ya existe una estructura organizativa, debemos tratar de trabajar a través de ella y con ella. A veces las personas entran en una situación y lo primero que intentan hacer es cambiarlo todo. Aunque a menudo es necesario realizar cambios, los cambios organizativos inmediatos no suelen ser la respuesta. Hay un viejo dicho sabio que dice: "Si no está roto, no lo arregles". Ese es un buen consejo para todos nosotros, especialmente al entrar en una nueva situación.

ACTIVIDAD DE SEGUIMIENTO

Piense en sus propias responsabilidades (trabajo, hogar, familia, ministerio). ¿Cómo podría hacer que sus metas y planes sean más eficientes haciéndolos más simples? Elija un conjunto de sus planes y hágalo lo más simple posible. Si está guiando a su familia a través de este ejercicio, hable sobre un proyecto familiar que podría simplificarse. Luego, trabajen juntos para hacer los ajustes necesarios.

ENFOQUE DE ORACIÓN

Señor, ayúdame a aprender del ejemplo de Nehemías ya organizar mi vida y mis proyectos de la forma más sencilla posible. En el Nombre de Jesús, Amén.

Scroll to Top