Enero 11 2023
 La Oración Efectiva Requiere Confesar El Pecado En Nuestras Vidas 

Nehemías - “Confieso que hemos pecado contra ti. ¡Es cierto, incluso mi propia familia y yo hemos pecado! Hemos pecado terriblemente al no haber obedecido los mandatos, los decretos y las ordenanzas que nos diste por medio de tu siervo Moisés.”
(Nehemías 1:6-7) 

Los israelitas habían desobedecido a Dios. Como resultado, Dios dijo: "Está bien, si no me obedecen, perderán la tierra de Israel". Y lo hicieron. Por su desobediencia, perdieron Jerusalén, perdieron su Templo y fueron llevados al cautiverio extranjero.

PENSAMIENTO DEVOCIONAL

La primera parte de la oración de Nehemías se centra en la identidad y la grandeza de Dios. En él, Nehemías dice: "Dios, eres un gran Dios. ¡Eres asombroso! ¡Cumples tus promesas!". La segunda parte de la oración de Nehemías se centra en la confesión. Nehemías ora y se confiesa a Dios diciendo “Hemos pecado”. Es interesante que Nehemías se incluye a sí mismo en la confesión diciendo: “Me confieso... yo... la casa de mi padre... hemos obrado impíamente... no hemos obedecido”. No fue culpa de Nehemías que los israelitas fueran al cautiverio. Ni siquiera había nacido cuando esto sucedió setenta años antes. Probablemente nació en cautiverio. Sin embargo, se incluye a sí mismo en los pecados nacionales. Confiesa humildemente "He sido parte del problema".

Nehemías hizo una confesión personal y nacional al Señor. Esto es algo de lo que no sabemos mucho. No tenemos un sentido corporativo en Estados Unidos hoy. Somos muy individualistas. Se nos enseña a confesar nuestros propios pecados. ¿Cuándo fue la última vez que se confesó por los pecados de la nación, su familia, su iglesia o sus amigos? Por lo general, no pensamos de esa manera. Nuestra sociedad nos ha enseñado que solo somos responsables de nosotros mismos. ¡Y eso no es cierto! Estamos todos juntos en esto. Nehemías dice: “No solo tengo un pecado personal que confesar, sino que tengo un pecado corporativo. Aceptaré la culpa de otras cosas”.

Los Grandes Líderes “aceptan la culpa” mientras que los Perdedores “pasan la responsabilidad”. Si queremos ser líderes, debemos aceptar la culpa y compartir el crédito. Los perdedores son acusadores y excusadores. siempre están poniendo excusas de por qué las cosas no sucedieron o no pudieron suceder. Siempre es culpa de alguien más. Los líderes aceptan la culpa. "Hemos pecado contra ti". El punto es que todo pecado es en última instancia contra Dios. Cuando quebrantamos las leyes humanas, en última instancia, estamos ofendiendo a Dios. Cuando lastimamos a otros, en última instancia, estamos lastimando a Dios. David dijo: "Contra ti y contra ti solo he pecado" (Salmo 51:4) cuando había cometido adulterio y asesinato. Pero él sabía que el pecado era contra Dios. Los líderes aceptan la culpa y participan en la confesión. Sin esa confesión, es mucho menos probable que nuestras oraciones sean respondidas.

ACTIVIDAD DE SEGUIMIENTO

Haga una lista privada de los pecados que debe confesar al Señor, en base a esta devoción. Luego ore y confiese cada uno a Él. Si está guiando a su familia a través de esta actividad, guíe a cada miembro para que haga una lista privada y luego confiese su pecado al Señor individualmente

ENFOQUE DE ORACIÓN

Señor, contra ti hemos pecado. Ayúdanos a confesar humildemente nuestro pecado y los pecados de nuestra familia, nuestros amigos, nuestra iglesia, nuestra ciudad y nuestra nación.

Hoy es el Día Cuatro de nuestros 14 Días de Oración y Ayuno. Si aún no ha participado, considere unirse a nosotros. Para obtener más información, consulte celebrationchurch.org/ayuno/

Scroll to Top