La Oración Efectiva Requiere Ser Parte De La Solución

Enero 14, 2023
La Oración Efectiva Requiere Ser Parte De La Solución  

Nehemías - “Te suplico que hoy me concedas éxito y hagas que el rey me dé su favor. Pon en su corazón el deseo de ser bondadoso conmigo.” (Nehemías 1:11) 

PENSAMIENTO DEVOCIONAL

Nehemías comenzó a orar tan pronto como se enteró de la situación en Jerusalén, probablemente a fines de noviembre. Si leemos el capítulo 2 de Nehemías, vemos que Dios comenzó a responder las oraciones de Nehemías en marzo o abril siguientes. Lo que eso nos dice es que Nehemías no solo oró una o dos veces por Jerusalén. Siguió orando durante 4-5 meses. Entonces, en el momento adecuado, Dios comenzó a moverse en respuesta a las oraciones de Nehemías.

Esto es lo que hizo Dios: cambió el corazón de un rey pagano que era conocido como un tirano. Dios cambió el corazón del rey de tal manera que abrió una puerta de oportunidad para que Nehemías hablara con él sobre todo lo que estaba sucediendo en Jerusalén. Este mismo rey permitió que Nehemías se ausentara temporalmente de su cargo para que pudiera supervisar la reconstrucción de los muros alrededor de Jerusalén. El rey incluso proporcionó los recursos, la provisión y la protección que Nehemías necesitaba para comenzar el proyecto. Este es el mismo rey que antes había decretado que cesara la reconstrucción de Jerusalén, pero ahora, debido a que Nehemías había pasado un tiempo en oración apasionada, decidida y persistente, la mente y el corazón del rey cambiaron.

Jesús dijo una vez: “Sigue pidiendo y se te dará lo que pides. Sigue buscando y encontrarás. Sigan llamando, y la puerta se abrirá”. (Mateo 7:7). Si Jesús dice que debemos seguir pidiendo, mirando y llamando, es natural suponer que nuestra vida de oración debe transformarse en lo que él sugiere. Muchos de nosotros hemos estado orando por la salvación de amigos o familiares. Otros han estado orando por la restauración del matrimonio o las relaciones familiares. Todavía otros de nosotros hemos estado orando por sabiduría con respecto a cierta situación en nuestras vidas. Sea lo que sea por lo que hemos estado orando, Jesús está diciendo: “Sigue pidiendo. Sigue buscando. Sigue llamando. No te rindas.

Nuestras oraciones persistentes podrían ser la clave para que veamos que suceden cosas asombrosas. Si seguimos orando, muestra que nos preocupamos y somos serios sobre el tema de nuestras oraciones. La práctica de la oración persistente es una de las marcas de un verdadero líder. Richard Elworth Day, en su libro Lleno con el Espíritu, escribe: “No sería sorprendente si se emprendiera un estudio de las causas secretas para encontrar que en cada Era Dorada de la historia humana procede de la devoción y la pasión justa de un solo individuo. No hay movimientos de masas de buena fe; solo se ve de esa manera. En el centro de la columna siempre habrá una persona que conoce a su Dios y sabe adónde va”. Está hablando de liderazgo.

Todos somos líderes porque el liderazgo es influencia. Todos tenemos influencia en un área u otra. El tema no es si somos líderes, es si somos buenos líderes. El primer paso en el liderazgo es desarrollar un tiempo privado con Dios: un caminar personal, diario y devocional. Si queremos ser líderes, necesitamos dedicar tiempo a desarrollar nuestra vida de oración. Necesitamos aprender a orar como oró Nehemías. Entonces veremos las puertas del cielo abrirse porque “Dios es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos” (Efesios 3:20).

ACTIVIDAD DE SEGUIMIENTO

Lea su lista de oración y pregúntese: “¿Cuál de estos elementos merece mis oraciones continuas?” Luego desafíese a si mismo a orar persistentemente por cada elemento hasta que veas a Dios moverse o escuches a Dios hablar al respecto. Si está guiando a su familia durante este tiempo, revise su lista de oración con su familia y permítales la oportunidad de desafiarse mutuamente para continuar orando por cada elemento enumerado.

ENFOQUE DE ORACIÓN

Señor, durante estos 14 días de oración y ayuno, ayúdanos a presentarte nuestras peticiones como si verdaderamente nos preocupamos por cada una. Entonces, ayúdanos a seguir pidiendo, mirando y llamando, orando con pasión y perseverancia para que hagas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos. En el nombre de Jesús, Amén. 

Hoy es el último día de la primera semana de nuestro Énfasis en Oración y Ayuno. Si te has apegado a ello, ¡buen trabajo! Si se ha quedado atrás, vuelva y únase a nosotros durante los próximos siete días. Si aún no ha comenzado, no hay mejor momento que el presente. Para solicitar un compañero de oración o para descargar nuestra guía de oración y ayuno, visite  celebrationchurch.org/ayuno/

Scroll to Top