Enero 4 , 2023
Hacer De La Oración Una Prioridad

“Cuando Daniel oyó que se había firmado la ley, fue a su casa y se arrodilló como de costumbre en la habitación de la planta alta, con las ventanas abiertas que se orientaban hacia Jerusalén. Oraba tres veces al día, tal como siempre lo había hecho, dando gracias a su Dios.” (Daniel 6:10)

PENSAMIENTO DEVOCIONAL

Tener una vida de oración efectiva es algo difícil para muchos cristianos, posiblemente debido a los horarios difíciles, las múltiples distracciones y la oración como una disciplina difícil de dominar. El autor Richard Newton escribió las siguientes palabras: “La causa principal de mi delgadez y falta de fruto se debe a un retraso inexplicable para orar. Puedo escribir o leer o conversar u oír con un corazón dispuesto; pero la oración es más espiritual e interna que cualquiera de estas, y cuanto más espiritual es cualquier deber, más propenso es mi corazón carnal a desviarse de él. La oración, la paciencia y la fe nunca son defraudadas. Cuando puedo encontrar mi corazón en forma y libertad para orar, todo lo demás es comparativamente fácil”.

Daniel en el Antiguo Testamento era un hombre que priorizaba la Oración en su vida. Daniel no era pastor ni misionero. Era un administrador del gobierno que, aunque era judío, había servido fielmente con éxito en los imperios babilónico y Medo-Persa. De hecho, Daniel tuvo tanto éxito que superó a todos los demás administradores del gobierno en sus logros (Daniel 6:3). Como resultado de tener envidia del éxito y los logros de Daniel, los demás administradores gubernamentales del imperio medopersa buscaron alguna forma de desacreditarlo. Pero debido a que Daniel era un hombre tan íntegro, no pudieron encontrar falta en él. Así que los otros administradores del gobierno coaccionaron al rey Darío para que estableciera una ley según la cual nadie podía orar a ningún otro dios que no fuera el rey durante 30 días. El castigo por hacerlo era ser arrojado a una guarida de leones hambrientos. ¿Cómo hubieras respondido a tal amenaza?

Daniel podría haber puesto excusas para no orar durante 30 días, como a veces ponemos excusas para no orar en nuestro día. Podría haber dicho: “He orado tanto que puede que a Dios le parezca bien que no ore durante 30 días”. Daniel podría haberse quedado escondido mientras oraba. Pero la Biblia nos dice que tan pronto como Daniel supo que la ley había sido firmada, se fue a su casa y oró tres veces al día como lo había estado haciendo anteriormente, con las ventanas abiertas. La oración y su relación con Dios eran tan importantes para Daniel que estaba dispuesto a arriesgar su vida para poder orar.

Al final de la historia, Daniel era conocido como un héroe que fue rescatado de un foso de leones. Puede estar seguro de que si Daniel fue arrojado a un foso de leones, él estaba orando. Y Dios hizo un milagro en respuesta a las oraciones de Daniel: el rey Darío declaró que todo el pueblo de su reino debería adorar y orar al Dios de Daniel (Daniel 6:23-28). La historia de Daniel nos recuerda que cuando tenemos vidas de oración fieles y llenas de fe, el Señor obrará milagros en, para y a través de nuestras vidas.

ACTIVIDAD DE SEGUIMIENTO

Agregue sus “tiempos de devoción” a su calendario y pídale al Señor que le ayude a mantener esas citas con Él. (Para una actividad familiar, agregue sus "tiempos de devoción" individuales o familiares a su calendario familiar para que todos puedan participar y/o ser respetuosos cuando otros miembros de la familia están en oración).

PRAYER FOR TODAY

Señor, en los próximos días te voy a estar pidiendo que hagas milagros en mi vida y en la vida de los demás. Sé que convertirme en un guerrero de oración persistente fortalecerá mi relación contigo y me ayudará a experimentar más milagros en respuesta a mis oraciones. Entonces, ayúdame a convertirme en el guerrero de oración que me has llamado a ser y que otros a mi alrededor necesitan que sea. En el nombre de Jesús, Amén.

Scroll to Top