Enero 31 ,2023
Solo Confía

Nehemías - “Entonces oré: «Escúchanos, Dios nuestro, porque se burlan de nosotros. ¡Que sus burlas recaigan sobre sus propias cabezas, y que ellos mismos sean llevados cautivos a una tierra extraña! No pases por alto su culpa. No borres sus pecados, porque han provocado tu enojo delante de[a] los que construyen la muralla.’” (Nehemías 4:4-5)

PENSAMIENTO DEVOCIONAL

Guau. ¡Nehemías está muy enojado! ¡Él realmente está desahogándose! Pero él está hablando con el Señor en oración. Cuando te ridiculizan, no lo reprimes, lo confiesas. Entonces, confías en Dios. Proverbios 26:4 dice: “No respondas al necio según su necedad, no sea que seas tú mismo como él”. Nehemías pudo haber recurrido fácilmente a las tácticas que se usaron en su contra. En lugar de insultar, confía en Dios.

Si te ridiculizan por tu fe, no respondas. Si respondes del mismo modo, estás demostrando que no eres mejor que la persona que te ridiculiza. Si estás trabajando en un proyecto y la gente te ridiculiza, confía en Dios. Toma tiempo para orar. ¿Cuánto debes orar? Una buena regla general es que cuanto mayor sea la oposición, más debes orar y más debes depender del Señor.

Cuando te ridiculicen por cualquier motivo, no te desquites con la gente. En cambio, háblalo con Dios. Ora al respecto. Eso es lo que hace Nehemías. Él escucha esta burla inicial y en lugar de responder, lo ignora y va directamente a Dios. La mejor respuesta al ridículo es no responder. En lugar de responder, ignora a la persona, ora y luego sigue haciendo lo que estabas haciendo en primer lugar.

Nehemías y los constructores fueron ridiculizados, pero no dejaron que eso los detuviera de su tarea. Sí, fueron ridiculizados, pero fueron al Señor en oración y luego siguieron reconstruyendo el muro. Nunca dejes que el ridículo te impida hacer lo que estás haciendo, especialmente si el Señor te ha llamado a hacerlo. El ridículo solo tiene el poder de detenerte si lo permites. Si estás bajo ataque, lo primero que debes hacer es orar. Llévalo al Señor. El ridículo puede detenerse o puede intensificarse. De cualquier manera, tendrás una mejor perspectiva debido a tu tiempo con el Señor. Entonces, puedes continuar con el trabajo al que el Señor te ha llamado.

ACTIVIDAD DE SEGUIMIENTO

¿Ha experimentado el ridículo en su vida, trabajo o ministerio? Llévaselo al Señor ahora mismo en oración. Dile exactamente cómo te sientes. Entonces vuelve al trabajo. Si estás guiando a tu familia durante este tiempo, ten una discusión sobre cómo es experimentar el ridículo, luego guía a tu familia en un momento de oración, pidiéndole a Dios que ayude a cada miembro de la familia a recordar no responder al ridículo de la misma manera, sino a orar en su lugar.

ENFOQUE DE ORACIÓN

Señor, cada vez que experimente el ridículo, ayúdame a acudir inmediatamente a Ti en oración. En el nombre de Jesús, Amén.

Scroll to Top