Día 23 – Beneficios de la oración

 

Jesús - “Así que si ustedes, gente pecadora, saben dar buenos regalos a sus hijos, cuánto más su Padre celestial dará buenos regalos a quienes le pidan.” (Mateo 7:11)

La oración sale de la convicción de que Dios es nuestro Padre Celestial y Él está preparado, dispuesto y capaz para ayudarnos en todas las circunstancias de la vida. Cuando oramos, le estamos pidiendo al Señor que haga por nosotros lo que no podemos hacer por nosotros mismos. Si entendiéramos y adoptáramos el hecho de que mucho de nuestra vida está fuera de nuestro control, pudiéramos darle una mayor prioridad al tiempo de oración en nuestras vidas. 

La oración es el camino para tener comunión con Dios y la clave para experimentar su poder en nuestras vidas. La oración es la forma de comunicación de nuestra amistad con el Señor. Es la forma en la que cultivamos nuestra amistad con El. También es algo que nadie puede quitar de nosotros. Si estuviéramos en prisión sin una Biblia para leer, aun así, pudiéramos orar. Si viajamos a un país donde los cristianos son perseguidos y no pudieran reunirse con otros cristianos para compenetrarse y adorar, aun así, pudiéramos orar. No importa lo que pase en nuestras vidas, Él está ahí, listo y disponible para comunicarse con nosotros y darnos la fortaleza y sabiduría que necesitamos. 

La oración es la fuerza más ponderosa del universo porque nos conecta con el poder de Dios que es más grande que todo. El Profeta Jeremías, escribe, «¡Oh Señor Soberano! Hiciste los cielos y la tierra con tu mano fuerte y tu brazo poderoso. ¡Nada es demasiado difícil para ti!” (Jeremías 32:17) Charles Spurgeon una vez dijo, “El poder de la oración nunca puede ser sobrevalorado. Los que no pueden servir a Dios mediante la predicación no tienen por qué arrepentirse. Pero si un hombre puede orar, puede hacerlo todo. Aquel que sabe cómo vencer con la oración a Dios, tiene el cielo y la tierra a su disposición.”

Aun entendiendo todos los beneficios de la oración, hoy muchos cristianos todavía no tienen una vida de oración fuerte lo cual lleva a la desobediencia, el desánimo y la derrota. Richard newton una vez escribió, “La causa principal de mi flaqueza y falta de fruto se debe a un retraso inexplicable para orar. Puedo escribir o leer o conversar u oír con un corazón dispuesto; pero la oración es más espiritual e interna que cualquiera de estas, y cuanto más espiritual es cualquier deber, más propenso es mi corazón carnal a desviarse de él. La oración, la paciencia y la fe nunca defraudan. Cuando puedo encontrar mi corazón en forma y libertad para orar, todo lo demás es comparativamente fácil”.

Actividad de seguimiento- En tu diario o en un papel, escribe una oración al Señor, pidiéndole que te ayude a dar prioridad a la oración en tu vida diariamente. Luego haz esta oración hoy en noche antes de irte a dormir. Si estas guiando a tu familia durante este devocional, haz que completen este ejercicio también. 

Oración para hoy – Señor, gracias por la posibilidad de venir a ti al orar cada día. Por favor, dame un anhelo para pasar más tiempo en oración contigo. En el nombre de Jesús, Amen.

Scroll to Top