Día 28 – Estableciendo buenos patrones de oración

 

Jesús - “Ora de la siguiente manera: Padre nuestro que estás en el cielo, que sea siempre santo tu nombre. Que tu reino venga pronto. Que se cumpla tu voluntad en la tierra como se cumple en el cielo. Danos hoy el alimento que necesitamos, y perdónanos nuestros pecados, así como hemos perdonado a los que pecan contra nosotros. No permitas que cedamos ante la tentación, sino rescátanos del maligno.” (Mateo 6:9-13)

 

No hay mejor maestro para ensenar a orar que Jesús mismo. Él fue lo suficientemente claro cuando dijo, “Oren de la siguiente…” Su oración estaba destinada para ser un modelo y no un mantra. Martin Lutero una vez escribió, “Quiero que tu corazón sea conmovido y guiado en cuanto a los pensamientos que deben ser comprendidos en la Oración del Señor.” Si vamos a usar la oración modelo de Jesús como ejemplo, es bueno que entendamos las seis peticiones que hay en ella.

 

Primero, Jesús dice, “Santificado sea tu nombre.” En esta petición, estamos reconociendo su santidad y expresando nuestro deseo de que otros también se apeguen a ella. En esta parte de la oración, le estamos pidiendo a El que trabaje con el mundo para que las personas lo reconozcan como el centro de sus vidas. Segundo, Jesús dice, “Venga a nosotros tu reino.” El reino de Dios se refiere al gobierno de Dios tanto universal como personal. John Calvin escribe, “La sustancia de esta oración es que Dios ilumine al mundo con la luz de su palabra.” Agregamos a este entendimiento que nos gustaría que pasara cuanto antes. Tercero, Jesús dice, “Que se haga tu voluntad en la tierra así también como en el cielo.” Aquí estamos reconociendo que la voluntad de Dios es perfecta y que estamos orando para que sea completada perfectamente aquí al igual que en el cielo. En esta porción de la oración, también estamos sometiendo nuestra voluntad a la voluntad del Señor. 

 

Cuarto, Jesús dice, “Danos hoy nuestro pan de cada día.” En esta parte de la oración, la comida es metafórica por ser una de las necesidades fundamentales para la vida: salud, refugio, paz, amor y por supuesto comida. Quinto, Jesús dice, “Perdona nuestras ofensas, así como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.” El pecado es un problema serio. Nos separa de Dios. Solo a través de Jesús podemos ser perdonados de nuestros pecados verdaderamente y ser reconciliados con Dios. Finalmente, Jesús dice, “Y no nos dejes caer en tentación, más líbranos del mal.” En esta parte de la oración, le estamos pidiendo al Señor que nos ayude a resistir la tentación y nos ayude a vencer los intentos de Satanás para dominarnos.   

 

El Señor nos da un modelo de oración porque Él quería ensenarnos a nosotros como orar. Fue diseñada como una oración guía sentida. Aunque es bueno memorizar, es aún mejor poner en práctica lo que hemos memorizado. 

 

Actividad de seguimiento- Si aún no lo has hecho, apréndete la Oración Modelo. Léela, escríbela y practícala hasta que te la sepas de memoria. Si estas guiando a tu familia en este devocional, anima a cada miembro a hacer lo mismo. 

Oración para hoy-: Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. No nos metas en tentación, sino líbranos del mal.” En el nombre de Jesús, Amén. 

Scroll to Top