Día 30 – Confiando por completo en el Señor

 

Salomón- “Confía en el Señor con todo tu corazón; no dependas de tu propio entendimiento.” (Proverbios 3:5)

El Rey Salomón era un hombre sabio. El transmitió en Proverbios 3 que no podemos tener una buena vida sin confiar en el Señor. La confianza es esencial en las relaciones exitosas, incluyendo nuestra relación con el Señor. Dios demanda de nosotros nuestra confianza total en Él porque realmente El no merece menos de ahí. Piénsalo. Su carácter hace que sea imposible para El engañarnos porque no puede mentir; su sabiduría hace imposible que l nos dalle; El no comete errores. Entonces debemos confiar plenamente en El. Pero, ¿qué significa confiar en el Señor por completo?

“Confiar” en hebreo significa “acostarse en” como lo hacemos en nuestras camas en la noche, confiando en su soporte. Cada noche cuando nos acostamos en nuestros colchones, nos estiramos lo más que podemos y ponemos todo nuestro peso en la cama sin pensar en los resortes. De la misma manera, debemos confiar en Dios- “con todo lo que somos.” Una fe a medias es básicamente lo mismo que una duda completa. No existe confiar a medias. O confiamos en Dios totalmente o en lo que le concierne a Dios, no confiamos en El en lo absoluto. Muchas personas tienen una “confianza parcial” en el Señor, pero una confianza parcial es equivalente a una desconfianza total; así que si vamos a confiar en Dios debemos hacerlo sin reservas. 

También, nos dice que “no dependamos en nuestra propia prudencia. La palabra “depender” en hebreo es “Shan-ann” que significa literalmente “apoyarnos para recostarnos de algo o alguien.” Esto significa que no somos guiados solamente por lo que pensamos, sino que, somos guiados por la confianza en el Señor. Sin embargo, esto no significa que no tengamos entendimiento, que pongamos nuestras mentes en blanco o que sacrifiquemos nuestro sentido común, pero si quiere decir que no hagamos de nuestro razonamiento o inteligencia la única guía principal de lo que hacemos. Salomón reitera esto cuando escribe, “No te dejes impresionar por tu propia sabiduría. En cambio, teme al Señor y aléjate del mal.” (Proverbios 3:7) 

Cuando David enfrentó a Goliat, Saúl quería que el usara una espada y escudo. Pero Dios le dijo que usara una honda. Las personas pensaron que Noé estaba loco cuando construyo un arca en tierra seca. Otros pensaron que Josué estaba chiflado cuando marcho alrededor de Jericó siete veces, pero David, Noé y Josué tenían más confianza en el poder de Dios que en su propio entendimiento o en el entendimiento de otros. Debemos intentar sobre todas las cosas seguir estos ejemplos. 

Actividad de seguimiento- En tu diario o en un papel, escribe Proverbios 3:5. Intenta aprendértelo de memoria. Recítalo durante el día para ti y para otros. Comparte con alguien lo que este versículo significa para ti. si estas guiando a tu familia durante este devocional, pídele a cada miembro que escriba el versículo y luego tomen turnos para recitarlo uno a otro, luego dialoguen acerca de lo que significa esta escritura para ustedes como familia. 

Oración para hoy- Señor, ayúdame a siempre confiar en ti más que en mi propio entendimiento. En el nombre de Jesús, Amén.

Scroll to Top