Día 32 – Huye del mal y vive por fe

 

Salomón - “No te dejes impresionar por tu propia sabiduría. En cambio, teme al Señor y aléjate del mal.” (Proverbios 3:7)

¿Te has sentido tentado de involucrarte en hacer lo malo? La realidad es que todo luchamos constantemente con nuestra naturaleza pecaminosa o nuestra predisposición hacia el egoísmo y el pecado. Es por esto que el Apóstol Pablo escribió, “Cuando ustedes siguen los deseos de la naturaleza pecaminosa, los resultados son más que claros: inmoralidad sexual, impureza, pasiones sensuales, idolatría, hechicería, hostilidad, peleas, celos, arrebatos de furia, ambición egoísta, discordias, divisiones, envidia, borracheras, fiestas desenfrenadas y otros pecados parecidos. Permítanme repetirles lo que les dije antes: cualquiera que lleve esa clase de vida no heredará el reino de Dios.”  (Gálatas 5:19-21). No hay dudas de que luchamos contra nuestra naturaleza pecaminosa que causa una inclinación hacia el mal. Así que la pregunta aquí seria, ¿Cómo podemos vencer nuestra naturaleza pecaminosa?

Primero, vencemos nuestra naturaleza pecaminosa resistiendo la tentación. Si somos honestos, admitiríamos que todos luchamos con la tentación. Algunos son tentados a mentir mientras otros son tentados a engañar o robar. Algunos son tentados a involucrarse en actividades inmorales mientras que otros son tentados a satisfacerse comiendo comida que no deben. Si no luchas con tentación, es porque estas muerto o ya estás muy viejo para ser tentado. 

Jesús sabía que lucharíamos con la tentación así que El enseño de esto en la Oración Modelo para que oremos y venzamos nuestras tentaciones. Algunos dirían “Simplemente no puedo vencer la tentación. Algunas cosas son demasiado atractivas y no puedo resistirlas.” Sin embargo, eso no es lo que la Biblia nos enseña. El Apóstol Pablo escribió, “Las tentaciones que enfrentan en su vida no son distintas de las que otros atraviesan. Y Dios es fiel; no permitirá que la tentación sea mayor de lo que puedan soportar. Cuando sean tentados, él les mostrará una salida, para que puedan resistir.” (1 Corintios 10:13). Si nos damos cuenta Pablo escribió que “Dios proveerá la salida” o “una manera de alejarnos” de las tentaciones. Esto sirve como recordatorio que no superamos las tentaciones intentando enfrentarlas, las vencemos huyendo-alejándonos de ella. 

A veces pareciera que las personas quieren “pelear” con la tentación. Ellos quieren ver que tan cerca puede estar de ella sin caer. Hay una palabra espiritual para esto –“Tontos.” Así no es que dice la Biblia que debemos enfrentar la tentación. La palabra de Dios nos dice que huyamos de nuestra lujuria y deseos pecaminosos. El Apóstol Pablo escribe que debemos “¡Huyan del pecado sexual!” (1 Corintios 6:18) El Apóstol Pablo también escribe, “Pues todo hijo de Dios vence a este mundo de maldad, y logramos esa victoria por medio de nuestra fe.”  (1 Juan 5:4) Vencemos la tentación huyendo de ella y viviendo por fe. 

Actividad de seguimiento- En tu diario o en un papel, identifica la mayor tentación con la que luchas. Ofrécela al Señor en oración, pidiéndole su fortaleza y guía para ayudarte a hacer un plan de acción para huir de ella. Si estas guiando a tu familia a través de este devocional, instruye cada miembro a hacer el ejercicio de manera privada. 

Oración para hoy- Señor, cuando tengo tentación, ayúdame a huir del mal y vivir por fe. En el nombre de Jesús, Amén.

Scroll to Top