Día 44-Tener el Espíritu Santo es mejor estar intoxicado

 

El Apóstol Pablo- Saquen el mayor provecho de cada oportunidad en estos días malos.  No actúen sin pensar, más bien procuren entender lo que el Señor quiere que hagan.  No se emborrachen con vino, porque eso les arruinará la vida. En cambio, sean llenos del Espíritu Santo cantando salmos e himnos y canciones espirituales entre ustedes, y haciendo música al Señor en el corazón.  Y den gracias por todo a Dios el Padre en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.” (Efesios 5:16-20)

Es difícil imaginar que la Biblia incluya un versículo que compare estar lleno del Espíritu Santo con estar borracho de alcohol. En Efesios 5-18, hay dos mandamientos. El primero es que nunca debemos intoxicarnos como resultado de tomar bebidas alcohólicas. El Segundo es que debemos ser llenos del Espíritu Santo. Es interesante que el Apóstol Pablo contrasta a propósito una persona siendo llena de alcohol con una persona llena del Espíritu Santo. Honestamente, ¿qué tiene que ver estar “borracho con vino” con “estar lleno del Espíritu De Dios”? ¿Por qué Pablo no escribe “No cometan adulterio”, o “No mientan”, o “No Sean orgullosos”, ¿pero en vez escribió “Sean llenos del Espíritu Santo”? En esta escritura, Pablo está hablando a modo de contraste y comparación. Hay un sentido en el que el resultado de ser lleno del Espíritu puede ser comparado con estar intoxicado por alcohol. 

 En Hechos 2, los discípulos fueron acusados de estar “borrachos con un vino nuevo” cuando fueron llenos con el Espíritu Santo el Día de Pentecostés. El Apóstol Pablo respondió, “Entonces Pedro dio un paso adelante junto con los otros once apóstoles y gritó a la multitud: «¡Escuchen con atención, todos ustedes, compatriotas judíos y residentes de Jerusalén! No se equivoquen.  Estas personas no están borrachas, como algunos de ustedes suponen. Las nueve de la mañana es demasiado temprano para emborracharse.  No, lo que ustedes ven es lo que el profeta Joel predijo hace mucho tiempo: “En los últimos días—dice Dios—, derramaré mi Espíritu sobre toda la gente. Sus hijos e hijas profetizarán. Sus jóvenes tendrán visiones,  y sus ancianos tendrán sueños.” (Hechos 2:14-17) Pedro nunca negó que las personas estuvieran intoxicadas, pero el especificó que no estaban intoxicados por bebidas alcohólicas. El si estaba comunicando que en muchas maneras la llenura del Espíritu puede comprarse con estar borracho con vino. 

Cuando una persona está intoxicada, la describimos como que está “bajo la influencia”. Estar bajo la influencia del alcohol viene acompañado con poco juicio, falta de coordinación, respiración lenta, problemas de visión, mareos, y una pérdida de balance. Cómo cristianos, debemos ser descritos como si estuviéramos bajo la influencia del Espíritu Santo. El Apóstol Pablo escribe que el Espíritu Santo trae “amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, mansedumbre y templanza.” (Gálatas 5:22-23) Estos son las cualidades a las que debemos aspirar tener en nuestras vidas las cuales solo pueden ser adquiridas con la llenura del Espíritu Santo. 

 Actividad de seguimiento- Haz una lista de los beneficios de ser llenos del Espíritu Santo. Léelos después de cada comida hoy. Si estás guiando a tu familia durante este devocional, trabajen juntos para crear la misma lista y léanla en familia antes de comer hoy. 

Oración de hoy-Señor, ayúdame a nunca emborracharme con vino, pero si a estar lleno del Espíritu Santo. En el nombre de Jesús, Amén.

Scroll to Top